Soy hombre y tengo miedo. ¿Son los feminicidios una mentira mediática o un mal preocupante?

Es complicado hacer una comparación numérica en un tema donde los números podrían mostrar cierta parcialidad o bando pero gracias a este recurso podemos darnos cuenta de la problemática que rodea a un mal social como es el caso de los homicidios de hombres y mujeres. Sin minimizar la preocupante ola de asesinatos que viven a diario las mujeres en territorio nacional, debemos hacer algunas precisiones.

Según datos estadísticos del INEGI desde los años noventa a la fecha, se logra ver una tendencia a la alta y también una relación de 10 a 1 con respecto al asesinato de mujeres en relación a los hombres (10 hombres por cada mujer asesinada), esto es qué hay más homicidios que feminicidios en territorio nacional.

Gráfico estadístico del INEGI sobre la cantidad de homicidios acontecidos por año.

“10 hombres asesinados por cada mujer asesinada en México”

Los datos nos arrojan un problema que va más allá del género, es en sí un problema de entramado social. Un problema de una sociedad pobre donde vuelve al individuo parte de la nota roja y nos hace ver un grado de abandono en temas clave como la educación y la distribución de la riqueza, independiente del género.

Al parecer los medios se empeñan en pintar una realidad que no es, que mas allá de ser incomoda y sumamente preocupante como la desaparición, asesinato y violación de mujeres, la cual es innegable, no puede compararse a la contraparte masculina que según las cifras es el género mas dañado por la inseguridad.

Pero ¿Qué hacer para controlar la ola de violencia?

La educación no sólo es el adoctrinamiento o la adquisición de conocimientos, es en sí un cúmulo de comportamientos, estructuras mentales, ideas y soluciones que van creando la identidad de un individuo y cuyo reflejo es la sociedad en su conjunto. La idiosincrasia, la cultura, las tradiciones, el idioma y sus ideas, sus rasgos conductuales y sus actividades predominantes, son parte fundamental en el entendimiento de las masas que pueden mirarse como un cardumen que se mueve en una sola dirección pareciendo un ente gigante influenciado por él movimiento de los demás peces del grupo que muchas veces, sin que buena parte de ellos sepa hacia dónde se dirige. Pero, ¿Qué pasa si la dirección del cardumen es manejada por pequeños conceptos que no requieren ser re-pensados y por esta razón son simplemente utilizados? (tradiciones, idiosincrasia, conductas heredadas y medio) ¿Qué haría una persona que no tiene educación para poder escapar a su miseria? tal vez robar, matar si requiere sobrevivir. Matar porque no sabe controlar sus emociones (evidentemente requeriría un tratamiento psiquiátrico, sin que muchas veces lo sepa), violar porque piensa que es normal porque le parece familiar, porque lo vive en su comunidad y le parece correcto, esta persona está en un estado animal que no tiene miramientos sociales, sólo importa SOBREVIVIR y satisfacerse y en su estado salvaje no sabría cómo obtener dinero en un medio capitalista cuando está totalmente inmerso en una economía que funciona emprendiendo o trabajando, por ejemplo, que no sabe que matar podría llevarlo a la carcel al menos 20 años o que ha perdido la empatía por el sufrimiento ajeno. Si no se dan las herramientas (educación y nuevos enfoques culturales) necesarios para que este individuo no lleve al cardumen a un lugar inesperado, nunca saldremos de la casuística violenta y para esto es fundamental la familia. La familia es la primera estructura que forma pensamientos, en segundo término el medio o la sociedad y cómo última el gobierno con la legislación que sólo es un reflejo de esta última administrada por los mismos ciudadanos. Los valores, la búsqueda de métodos y fórmulas para alcanzar sus deseos y sueños individuales son siempre adquiridos por imitación. Si en los medios tú ves que un narcontraficante es exitoso ¿Tendrás a imitarlo por que no hay otros moldes a seguir? Y ¿Por qué no tendrías que hacerlo? y esto es preocupante porque si entre hombres y mujeres comienzan crearse conceptos que se diferencian de la igualdad como el feminismo (la verdad desde las mujeres) o como el machismo (la verdad desde los hombres), como es el uso del término feminicidio en lugar de homicidio entre otras, solo tendremos a una sociedad polarizada y que así tendrá el derecho de enfrentarse a una guerra como si fuéramos enemigos. Cambiemos nuestra forma de pensamiento para evitar autodestruirnos.

Comprendamos nuestras diferencias para ser iguales

Deja un comentario