Socialismo para los ricos, capitalismo para los pobres

Es común platicar de política entre amigos, en familia o en algún circulo de gente cercana donde podemos participar y dar nuestra opinión. Aunque se cree que hablar de política es como hablar de religión, lo que lo convierte en un tema complejo, pero generalizando, lo que parece complejo y tomando la forma de política más sensata y con sentido ético, la cosa se reduce en una simple línea de texto: la política es la toma de decisiones utilizando el poder para el beneficio y crecimiento de una comunidad, sociedad o nación, independientemente del método teórico que se aplique.

Debido a que actores de la política han servido para engordar sus propios bolsillos usado la silla para favorecer a unos cuantos y dejar en la ruina a naciones enteras, nos encontramos en un debate interminable de ¿Cuál método es mejor? Razón por la cual odiamos y amamos hablar de la política.

Aristóteles definía al hombre como un animal político, yo en particular cuando era pequeño odiaba la política y me aburría ver a mi padre peleando por ideales. Y no fue hasta que alcance cierta edad que el tema político se convirtió en un tema de interés para mi.

Aristóteles ​​​ fue un filósofo, polímata y científico nacido en la ciudad de Estagira, al norte de Antigua Grecia. Es considerado junto a Platón, el padre de la filosofía occidental. Sus ideas han ejercido una enorme influencia sobre la historia intelectual de Occidente por más de dos milenios.

Wikipedia

Quizás por haber nacido en una familia de pocos recursos mi orientación fue a ideales políticos con inclusión social, quiero aclarar que inclusión social no es igual a socialismo, desde mi punto de vista, pues estoy convencido de que quien trabaja debe gozar el fruto de sus manos y con mucha razón si se esfuerza más que la media (aclarando que no siempre la formula trabajo-remuneración funciona).

Es bien sabido el hecho de que es parte del ritual, en una charla sobre política, calificar de socialista una política donde haya inclusión social y no es que esté en contra de las ideas neoliberales del todo, pero para el país donde vivimos este tipo de políticas neoliberales son poco favorables, ya que para estar a la altura de otros países se recurre a la deuda y está a su vez genera más deuda, lo que desemboca en la devaluación y posteriormente en la perdida de los recursos y el patrimonio de la nación, pues al no poder pagar, recurrimos a la privatización total del mismo, tal como a venido sucediendo a lo largo de estos más de treinta años.

Pero contradecir la política neoliberal te hace un socialista de sangre colorada, lo que inmediatamente hace arder la cabeza de un amante de ese tipo de políticas y es cuando el contraataque se hace presente y todo se convierte en batalla interminable. Pero el problema no es, cuál política es mejor, si por un lado el adoptar políticas con ideales nacionalistas y de inclusión social o por otro lado la apertura comercial a la diversidad de mercado y la colaboración privada en los distintos sectores de una nación. Cualquier política es buena solo si los actores políticos no velan por sus propios intereses y favorecen a unos cuantos rufianes que controlan las riquezas del mundo.

Tengamos en cuenta que defender una u otra postura es parte de la diversidad de pensamientos y cada una con sus propias cosas buenas y malas, pero convengamos en una cosa. Aún con nuestras diferencias ambos bandos vivimos en el mismo canasto y a la hora de vivir las malas prácticas de políticos corruptos, nosotros somos los que pagamos el plato roto y vaya que sale caro, por un lado el extremismo derecho regala nuestros recursos y por otro vivimos un estancamiento intelectual y bajo progreso tecnológico. Pero eso es un tema para otra publicación, centremos en lo que realmente importa.

Sea cual sea tu postura, observa el escenario político dónde vivimos, es fácil identificar que todos hemos vivido las prácticas corruptas de muchos expresidentes y demás políticos, que lo único que han hecho es enriquecer a los que más tienen. Y este es el verdadero problema pues el que tiene dinero tiene poder y vaya que el poder les ha servido hasta para controlar quien ocuparán la silla presidencial y con ello conseguir leyes, que obviamente le darán ventajas a estos hombres que no tiene llenadera. Tal vez te parezca exagerado mi comentario, pero veamos nuestra historia: FOBAPROA, condonación de impuestos, privatización de recursos, etc., y todo esto ¿Quién lo paga? Obviamente los que menos tienen o sea los de clase media y clase baja, “socialismo para los ricos, capitalismo para los pobres” ya sé que está frase no es mía, algún lector sabrá que está frase se ha usado por muchos líderes sociales a lo largo de la historia, pero ese es tema en otro lugar.

Sé que algunos pensarán que esto es muy exagerado, pero México se convirtió en una catapulta para hacer que los ricos se volvieran más ricos, sería muy necio negar que no existe tal rescate a la banca y tantas porquerías que han dejado a México con una deuda que hasta hoy tú y yo seguimos pagando con nuestros impuestos, o que dices de que a empresas de la talla de Coca-Cola se le condonanban impuestos millonarios, y hablando de leyes de trabajo a pesar de estar hechas para proteger los derechos de los trabajadores, ni se respetan las leyes, ni se dan las prestaciones que deben de ser. Muchos sabemos esto, pero ya es costumbre no decir nada y conformarnos.

Salvo que no te importe la vida de los demás, sabré que nada de lo que diga aquí importa. Ya que tal vez tú si tienes para comprar de contado o tu poder adquisitivo te da para alcanzar créditos con bajos intereses, por qué la ley así lo permite y que se joda el pobre porque él solo alcanza para comprar en Elektra o Coppel con intereses tan altos, que en un año pagas el doble del valor del producto y todo porque el pobre también tiene necesidades y aunque digas que una TV no es una necesidad, para muchos de ellos es una forma de entretenimiento económica, que aunque de basura se trata, ayuda a liberar el estrés del diario vivir. Este mismo pobre como si fuera recurso material al que se le puede sacar más de lo que tiene, se convirtió en un negocio tan millonario como si de una mina de oro se tratara.

Socialismo para los ricos, capitalismo para los pobres.

Por favor si te gustó esta publicación y quieres estar enterado de nuevas publicaciones, suscríbete a las notificaciones en la campanita de este sitio. Prometo no llenar tu bandeja de mensajes molestos como en otros sitios.

Una disculpa a los usuarios de iPhone, estamos trabajando en solucionar el problema de las notificaciones y de no ser posible haremos una App para ofrecerles cada vez mejores formas de comunicación.

Saludos.

Deja un comentario