México, la sociedad cangrejo

Hace algunos años alguien me contó una anécdota que sé que ya es muy popular y bien conocida pero, me tomé la molestia de transcribir la que yo escuché, la cual, palabras más, palabras menos, dice así:

Este era un vendedor de cangrejos que se encontraba en la banqueta:
Vendedor: –¡Lleve sus cangrejo, lleve sus cangrejos, cangrejos gringos y cangrejos mexicanos, llévele, llévele!
Un transeúnte lleno de curiosidad se acerca al vendedor de cangrejos y pregunta.
Transeúnte: –Oiga señor, ¿Cómo está eso de que vende cangrejos gringos y cangrejos mexicanos?
Vendedor: –Si señor, mire, en esta cubeta están los cangrejos mexicanos y en esta otra los gringos.– Señalando una cubeta tapada.
El transeúnte, movido aún más por la curiosidad vuelve a preguntar al vendedor.
Transeúnte: –¡Ah caray! Oiga y ¿Por qué los gringos los tiene tapados y a los mexicanos no?

Vendedor: –Mire joven, estos condenados los tengo tapados por que se salen los cabrones.

Transeúnte: –¿Y los mexicanos?

Vendedor: –Esos, joven, cuando un cabrón ya está a punto de salirse, uno que esta más abajo lo jala con sus pinzas y lo vuelve a meter. Ninguno se me ha escapado.

Cuando escuche esta anécdota por primera vez, reí mucho, era más un chiste que otra cosa. Ahora Polo Polo la usa para divertir a su público. Pero, ¿Es realmente gracioso qué este comportamiento sea parte de nuestra cultura?

Sin duda es algo que debemos cambiar, ya que sin querer nos afectamos como sociedad, como nación.

Hace unos días analizábamos los datos de este portal y observamos que 99% de nuestras familiares y amigos no interactuaron con el proyecto, el crecimiento que hemos tenido ha sido gracias a personas más alejadas de nuestro circulo social.

No queremos influir en ellos con esta publicación, deseamos que las cosas sigan su curso, solo estamos haciendo uso de los datos y los compartimos contigo y esperamos que te sirva nuestro ejemplo a la hora de emprender tu propio proyecto.

Solo queremos hacer hincapié en que somos, realmente, una sociedad que no saldrá adelante sino nos tomamos de las manos para construir un mejor país, como les dije, no hablamos de nuestro proyecto, hablamos realmente de algo muy importante, nuestra nación el lugar donde vivimos nosotros y nuestros hijos y viviremos hasta nuestra muerte.

Y para finalizar, pondré otro ejemplo de esta conducta cangrejo y lo vemos hoy día entre políticos. Ya ni siquiera hablo de las personas como tú o como yo, hablo de gente que esta sentada ahí en una silla en el gobierno, “trabajando” para mejorar tu país y criticando y buscando una falla en el actual gobierno, maquinando ideas para quitarlo o desprestigiarlo.

Esa clase de gente somos, somos la anécdota de los cangrejos mexicanos.

Deja un comentario