La nueva guerra que comenzó – Introducción

Cuando comenzó el periodo presidencial de Andrés Manuel López Obrador, muchos grupos de poder económico creían que sería lo mismo, que la famosa transformación iba a ser una de esas tantas simulaciones de las que ya estábamos acostumbrados. En ese entonces la prensa estaba a la expectativa, vigilante de cada movimiento del nuevo gobierno. Todo parecía miel sobre hojuelas, principalmente aquellos que por años esperaban un gobierno de izquierda.

Pero como era de esperarse, los amantes del coloquialmente llamado “chayote”, con la correa suelta y el bozal retirado, estaban a la espera de que sus dueños dieran la orden para destrozar a aquel que les dió la libertad. Libertad que en sus años de añoranza solo era un sueño frustrado, porque el negocio en ese entonces era recibir dinero del gobierno con la finalidad de mantener las apariencias de un México maravilloso, removiendo todas aquellas notas que dejaran mal parado aquellos gobiernos estatales caóticos o en su defecto exaltar las pocas y pobres obras sociales que alcanzaban a consolidarse. Me consta, sé de lo que hablo y lo sostengo.

Hoy los medios, después varios meses de probar el terreno de la libertad de expresión, y como niños chiquitos e inmaduros, se dedican a hablar de toda clase de chismes, que en la mayoría de los casos son falsos o son malas interpretaciones de lo que es la realidad, aprovechandose del mal entendido o buscándole el error forzado. Y como si de una tesis a evaluar se tratara, columnas y notas en periódicos y noticieros, buscan hacerla lo más caótica posible, cuyo propósito, desde el principio, fue iniciar una guerra médiatica, perpetrada por el oculto, pero existente #CuartoPoder o comúnmente conocidos, medios de comunicación.

Es evidente que existen intereses que apuntan al golpeteo por parte de muchos personajes cuyos ideales ya están definidos como derechistas, algunos moderados y otros muy radicales, pero como en todo, existe un grupito, que por una u otra razón llevan la contraria y que son adeptos obtenidos de la compra barata, como por ejemplo la antigua mal vendida “AMLO un peligro para México” y que cuya venta atrajo a muchos cuyo odio irracional refleja la pobre calidad de persona de quién la compro sin siquiera analizar un poco el transfondo de las cosas.

Nosotros no vamos a vender la idea de nada, ni pretendemos cambiar la manera de pensar de ninguna persona, a lo único que nos dedicaremos es a defender la veracidad y la racionalidad de las cosas que se dicen, la congruencia de las idealogías y el equilibrio de lo que debería ser sin beneficiar a uno u otro.

En días de incertidumbre política creemos que es importante mantener la cordura y saber a dónde mirar, buscamos el análisis profundo sin el afán de dar la razón a quien irracionalmente nos quiere dañar o hace daño al tejido social al que pertenecemos y del cuál dependemos todos para cumplir nuestras metas y sueños.

Por una sociedad mejor, NotiSapiens.

Buen día a todos.

Deja un comentario